El miedo está barriendo los campus de las universidades de élite de China, después de la represión gubernamental en todo el país dirigida a silenciar a los activistas de izquierda, que habían estado haciendo campaña por mayores derechos y protecciones para los trabajadores en ese país.

Desde agosto, al menos nueve jóvenes defensores laborales chinos han sido detenidos a la fuerza en las principales ciudades de todo el país, una fuerte escalada en la campaña de Beijing contra el activismo estudiantil en los campus universitarios.

“Toda la Universidad de Pekín está como bajo el terror blanco, (los guardias de seguridad) pueden venir por ti, incluso si solo estuviste en el lugar donde los activistas estudiantiles distribuían folletos”, dijo un estudiante de la prestigiosa Universidad de Pekín a la CNN.

El viernes, un graduado, Zhang Shengye, fue atacado y arrastrado a un automóvil en la universidad de Beijing por varias personas con chaquetas negras, de acuerdo con una carta abierta de amplia circulación.

“Alguien usó su brazo para ponerme en una llave de cabeza y me empujó hacia adelante (…) Perdí mis lentes en el caos y me presionaron contra el suelo”, dijo el escritor de cartas y su compañero activista, Yu Tianfu.

“Luché para decir: ‘¿Quién eres? ¿Por qué puedes hacer una cosa así?’ Un hombre me señaló la cabeza antes de que pudiera terminar y me dijo con ferocidad: ‘Deja de gritar, de lo contrario te volveré a golpear'”.

Un movimiento estudiantil de base, liderado por activistas que se califican marxistas y piden mayores derechos para los trabajadores, se ha convertido en un problema creciente para el Gobierno chino en los últimos años.

Bajo el presidente chino, Xi Jinping, Pekín ha tomado medidas enérgicas contra todas las formas de disensión, incluidos activistas de derechos humanos, grupos laborales y organizaciones religiosas.

Activistas y analistas han señalado la ironía de que el gobierno socialista chino, liderado por el Partido Comunista, teóricamente a favor de los trabajadores, esté tomando medidas enérgicas contra los jóvenes marxistas.

Xi, en particular, ha estado presionando al país con entusiasmo para que abracen sus raíces marxistas después de su ascenso a la cabeza del Partido Comunista en 2012.

Eli Friedman, profesor asociado de trabajo internacional y comparativo en la Universidad de Cornell que ha estado en contacto con los grupos de estudiantes chinos que apoyan los derechos de los trabajadores, dijo que la represión solo serviría para socavar la legitimidad del partido. “¿Qué es el socialismo si no está con los trabajadores?”, le dijo a CNN.

Solidaridad estudiantil

La creciente represión tiene sus raíces en una disputa laboral en el sur de China, a partir de junio, donde un grupo de trabajadores de Jasic Technology de Shenzhen llamó para establecer un sindicato.

El Gobierno rechazó su solicitud y, después de un mes de peticiones, decenas de trabajadores fueron detenidos por la policía en julio, según el grupo. Otros afirmaron que fueron golpeados por personal de seguridad mientras protestaban.

El 29 de julio, un grupo de estudiantes de izquierda, proclamándose maoístas, viajaron desde todo el país para unirse a las protestas, atrayendo la atención nacional.

Un graduado de la Universidad de Pekín, Yue Xin, publicó una carta abierta en la que se pedía a los estudiantes de las universidades de China que se unieran para apoyar a los trabajadores y firmar una petición.

Pero a medida que la atención pública creció, el Gobierno rápidamente apretó la red alrededor de los jóvenes manifestantes. El 11 de agosto, uno de los principales organizadores, Shen Mengyu, graduado de la Universidad Sun Yat-sen, otra escuela de élite en el sur de China, fue detenido por un grupo de hombres no identificados.

Yue desapareció el 24 de agosto, junto con varios de sus compañeros de estudios. La policía aún no ha anunciado ningún informe oficial de arresto y desde entonces no se ha visto a Shen ni a Yue.

Tras su desaparición, un grupo de exalumnos y estudiantes de la Universidad de Pekín crearon el “Movimiento encontremos a Yue” para presionar por la liberación de los graduados. Uno de los organizadores, Zhang, fue uno de los que desaparecieron la semana pasada.

“Hay un sentimiento generalizado de temor, particularmente después de lo que sucedió en la Universidad de Pekín hace unas noches (…) el crimen (de Zhang) fue esencialmente para llamar la atención sobre el hecho de que otro estudiante había desaparecido”, dijo Friedman, el profesor estadounidense, a CNN.

‘Ola de represión’

La universidad de Friedman, Cornell, cortó los lazos con la Universidad Renmin de China en octubre debido a las crecientes preguntas sobre la libertad académica en el país, así como las preocupaciones por la seguridad de los estudiantes de intercambio.

“La ola de represión en la que estamos no es solo las últimas semanas. Es una estrategia muy consciente por parte del Estado para cerrar un espacio para la libertad académica”, dijo.

Friedman dijo que los estudiantes chinos habían sido fuertemente presionados a estudiar marxismo en las universidades, en yuxtaposición a las ideologías occidentales prohibidas o consideradas peligrosas por el Gobierno, como la democracia o el liberalismo.

“Ahora que se lo tomaron en serio (los estudiantes), el Gobierno está tomando medidas muy importantes. De alguna manera, esto es lo que el Gobierno está haciendo”, dijo.

Los arrestos se produjeron poco después de la llegada de un nuevo jefe del Partido Comunista en la Universidad de Pekín, Qiu Shuiping, quien fue anteriormente el máximo funcionario de seguridad del estado en Beijing entre 2013 y 2014.

Los analistas en ese momento señalaron el nombramiento de Qiu como una indicación de que el Partido Comunista quería poner en línea a la comunidad estudiantil de la universidad.

A pesar de las desapariciones y los ataques, no todos los activistas de izquierda se están rindiendo. Cambiando el nombre de su grupo de “Movimiento encontremos a Yue” a “Vigilantes de los alumnos desaparecidos de la Universidad de Peking”, los defensores de los derechos laborales publicaron otra carta abierta el domingo pidiendo la liberación de sus exmiembros.

“No podemos permitir que los que recolectan leña para otros se congelen hasta morir en la nieve, y no podemos dejar que los que crearon el camino de la libertad, queden atrapados en las espinas”, decía la carta.


Nota tomada de CNN

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here