Escrito presentado por la Unidad 48 y su consejero Yeison Lastre ante el Consejo Universitario de la Universidad de Los Andes el lunes 27 de marzo.

 

En los últimos años la agresión constante a que se ha sometido a nuestra casa de estudios y la autonomía consagrada como derecho constitucional ha sido una política de estado, practicada con una cotidianidad asombrosa y ejercida en todos los aspectos y de todas las formas posibles, asfixiando no solo los gritos de la disidencia de pensamiento, sino tratando de ejercer control por sumisión física y mental de la población estudiantil; ya es consabida la recurrente restricción presupuestaria a la que se nos somete a pesar de la responsabilidad que tiene el gobierno de turno de propiciar el funcionamiento institucional optimo, ya es conocida la grave deserción estudiantil producida por la terrible crisis económico social que ha depauperado amplios sectores de la población, y que sin duda alguna es imputable al modelo mafioso y criminal enquistado en el poder, ya es reconocido el éxodo de profesores e investigadores en muchas de las ramas educativas, en fin ya se reconoce con amplias evidencias los pormenores del agravio, pero a pesar de ser conocido y consuetudinario, no nos termina de sorprender el asqueroso nivel de violencia que se utiliza no solo contra el patrimonio universitario, sino con los seres humanos que hacemos vida no solo en esta, nuestra casa de estudios, sino con los ciudadanos merideños a quienes estos miserables sirvientes de la corrupción, estos Tonton Macoute´s de nuevo cuño agreden, roban y humillan; confirmando la máxima fascista bien aprendida del antiguo ministro de la dictadura española José Millán-Astray quien para justificar la guerra contra la Republica expresada en el escalofriante grito de «¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!».

La reciente oleada de intervenciones armadas y agresiones físicas contra la ULA y sus núcleos no son parte precisamente de una lucha razonada contra una u otra medida de la dinámica interna de nuestra casa de estudios, esta estrategia de sometimiento utilizando la fuerza criminal, la coacción y el pranato como instrumento de coerción, se identifica en la coordinación de las acciones, en la complicidad de los cuerpos de “inseguridad” del estado y lo más grave se justifica de las propias declaraciones del facho que ocupa la gobernación del Estado Mérida, quien para la posteridad deja de su propia, y muy limitada creatividad una copia fielmente argumentada de los manuales de propaganda de Joseph Goebbels; esta nueva avanzada contra nuestra universidad está intentando convertir una situación de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas en un escenario propicio a la intervención judicial y a la par de ello bajo un esquema diseñado atacan bajo el pretexto de “no permitir la privatización” un acto administrativo puntual que dio en concesión el otorgamiento de un servicio de comedor universitario, que no escapa de la normalidad ya que están funcionando (los concesionarios) en óptimas condiciones en todos los núcleos ULA a excepción del núcleo Mérida, sin quebrantamiento de la institucionalidad autonómica como lo quieren hacer creer quienes atacan a la universidad con armas de fuego, asaltos y tribunales.

Los hechos específicos suscitados durante la semana pasada y que originaron la paralización de las actividades docentes y de investigación llaman poderosamente la atención no solo por la devastadora impunidad con que ocurrieron desde la propia toma armada de las instalaciones universitarias, la agresión física y humillante a que fueron sometidos estudiantes de la hechicera, y el posterior asalto a la Facultad de Medicina con el robo a mano armada de estudiantes, profesores y personal ATO que se encontraba en las instalaciones, referimos que, lo asombroso no es la impunidad, lo asombroso, lo detestable, lo aborreciblemente absurdo es que estas acciones la propiciaron agentes internos de la ULA que prestados a los intereses bastardos de quienes nos gobiernan afloran lo que son, células cancerígenas que ya reducidas intentan destruir el cuerpo, el alma mater, nuestra casa de estudios, no tratamos de descalificar a priori alguna posición o voz disidente al proceso de licitación de los comedores universitarios, no se trata de apabullar por irresponsable la posición de la directiva de un gremio en específico, pero deben los directivos de ese gremio cargar el pago que significa abrir las puertas de la casa a los asesinos y ladrones, a los sirvientes del oprobio; “no a la privatización” gritan ahora los cómplices de la violación de la autonomía universitaria, “no a la privatización”, como consigna es válida, pero viniendo de la boca de quienes roban y saquean a diario los comedores no pasa de ser una frase falaz, una justificación fofa.

La verdad sale del jocoso y común comentario de los estudiantes “en el comedor huele a carne asada y nos sirven pellejo molido”, la verdad es inmensa, como la riqueza y los vehículos de los beneficiarios de esta mafia interna, la verdad es, que los directivos de esos gremios, los enquistados, los oportunistas que se alinean a diario con los intereses del gobierno utilizan su control, su poder para robar nuestra comida, nuestras aulas de clase, nuestra calidad de vida en nuestro ciclo de estudiantes, no hay diferencia entre estos hampones y aquellos que han hecho de la comida del gobierno una mina de oro, una oveja a la que le cortan la lana cada vez que les da la gana, y con la protección de un sector que argumentando ideológicamente “igualdad” coloca al lumpen como herramienta de acción, como primer destacamento de lucha, sin importar las consecuencias de ello, o es que los amos de estas bestias que golpean mujeres indefensas, roban y desnudan jóvenes seminaristas creen que el bozal de miseria con el que los mantienen les durara toda la vida?

Desde el Movimiento Estudiantil UNIDAD 48 exhortamos a todos los sectores universitarios a constituir un frente de defensa de la Universidad, incluso a aquellos que filiados al modelo ideológico del gobierno difieren radicalmente de esos métodos que desde la Gobernación del estado se justifican y amparan, es impostergable definir las características de esta defensa, debemos incluirnos todos, incluso los agremiados de esas organizaciones que están en desacuerdo con la corrupción y el saqueo que mantienen sus direcciones; este frente debe impulsar un debate público, trasmitido por los medios audiovisuales a disposición que contribuya a la aclaratoria de términos y condiciones de la puntualidad en pugna, como segunda medida adicional planteamos para “desmitificar” el argumento falaz de la “privatización” que específicamente la situación de la concesionaria de los comedores estudiantiles sean objeto de una consulta pública, refrendaría, democrática y plural donde todos los sectores involucrados en la Universidad, paritariamente emitan su opinión acerca de la pertinencia o no de dicha medida, entendiendo que, el veredicto de dicha consulta cuenta no solo con el amparo constitucional debido, sino con la fuerza que otorga la legitimidad de origen; en tercer lugar exigimos al consejo universitario analizar a la luz de su composición la lamentable y frenética posición del ciudadano Alexis Rodríguez, gobernador de facto del estado Mérida (y esto lo decimos porque ya está vencido su periodo constitucional) para responder a la misma, impulsando a la luz de la recopilación de los hechos y su complicidad evidente una acusación directa por violación de nuestros derechos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here