Hoy, cuando Venezuela transita por la más profunda crisis general que en ningún tiempo de la historia hayamos vivido como pueblo, los educadores, conjuntamente con los jóvenes, escuela y familias que viven y padecen diariamente las penurias de esta catástrofe social, expresamos que ya no podemos seguir siendo dirigidos por un régimen político que se ha burlado del pueblo, intentando manipularlo con un discurso de justicia social y que con sus políticas populistas nos ha llevado a la miseria y al hambre. No podemos seguir soportando a un régimen que con su falso socialismo ha devastado el aparato productivo y deteriorado el poder adquisitivo de los trabajadores.

El pueblo se encuentra en medio de una grave situación de pobreza, de escasez de alimentos y medicinas. Tenemos hospitales y centros de salud  destrozados. El servicio de transporte público cada día se deteriora más y se encarece. Los niños mueren por desnutrición o por falta de alimentos. Adultos de la tercera edad se desmayan a las puertas de los bancos al intentar cobrar una mísera pensión. Los trabajadores se desfallecen a pesar de los esfuerzos que hacen por llevar algo de comer a su familia. Las instituciones no funcionan y están al servicio del régimen y las mafias que gobiernan. Esa es, en resumen, la tragedia que viven los venezolanos, de la cual no escapamos quienes hacemos vida en el sector educativo.

La práctica política de este régimen lo ha dicho todo: el secuestro de las instituciones de justicia, el desconocimiento a la Asamblea Nacional electa por el pueblo soberano, el cierre de las vías democráticas, la manipulación de las necesidades de la población, el debilitamiento del voto como ejercicio soberano de participación ciudadana, la convocatoria a un fraudulento proceso electoral presidencial con el objetivo de declararse dueño del destino de los venezolanos. Como educadores, conocedores de la historia, señalamos que esta farsa electoral convocada para el 22 de abril es pura retórica e ilusión, y tiene como objetivo reforzar una dictadura que utiliza la mentira, la manipulación y la represión contra un pueblo que se niega a morir en la desesperanza.

Venezuela y sus educadores reclaman urgentemente una nueva conducción en el país, que sea capaz de ejecutar una política económica hacia la productividad, que busque mejorar radicalmente las condiciones de vida de los trabajadores y la familia, que ponga la escuela y a las universidades como espacio de formación, de encuentro social y de aporte científico del conocimiento para el desarrollo del país, que convierta a la educación en una palanca de movilidad social. Para lograrlo, los sectores que conformamos la Unidad Democrática del Sector Educación nos pronunciamos en los siguientes términos:

  1. Requerimos una unidad que integre las fuerzas políticas y sociales del país, que con una línea política clara le devuelva la esperanza al pueblo. La Unidad Democrática del Sector  Educación ha realizado esfuerzos unitarios para alcanzar el objetivo común de tener una Venezuela productiva, con una educación democrática y científica. En ese sentido, saluda y asume el llamado a la constitución del Frente Amplio Nacional y  otras instancias unitarias que se están formando en las regiones con la participación de todos los sectores sociales, políticos, profesionales, académicos, empresariales, religiosos y todo aquel ciudadano de buena voluntad.
  2. Necesitamos un Programa de Reconstrucción Nacional, que recoja aspiraciones comunes de la mayoría y que marque un cambio cierto para superar la crisis, para crear condiciones que permitan avanzar hacia el progreso, el bienestar, reencontrar a la familia venezolana y establecer la verdadera paz en una democracia realmente participativa. Un programa que oriente una educación realmente democrática y científica, bien alejada de la manipulación grupal y partidista que se le ha dado en los últimos veinte años, una educación de buena calidad, donde la escuela y los liceos sean espacios de formación de conciencia ciudadana.
  3.  Promovemos una política de restitución de la democracia plena y, en consecuencia, el rescate del voto como derecho soberano del pueblo. Venezuela unida debe rescatar la institucionalidad del derecho humano a participar en procesos electorales libres y transparentes.
  4. Urge la construcción de un gran Movimiento Asambleístico, una fuerza de base del pueblo, que organice al ciudadano que está en el barrio, en la escuela, en la urbanización, en las universidades, para restablecer la democracia en Venezuela. De allí que convocamos en especial al magisterio, a las universidades, a los estudiantes y al sector educativo privado a organizar en nuestros espacios asambleas de ciudadanos para debatir y emprender luchas en defensa de la democracia, la educación y el trabajo. Es hora del protagonismo del ciudadano.

Nuestro llamado es a no decaer en nuestra lucha, a fortalecer los lazos de solidaridad y fraternidad, a exigir los plenos derechos humanos. No podemos callar frente a las necesidades y ante el atropello de  quienes desde las instancias de poder pretenden desconocer la situación del país.

La voz del educador se levanta para exigir la restitución de la democracia, que permita el cambio y la transformación del país para mejorar las condiciones de vida del pueblo venezolano hacia grados de satisfacción humana, al restablecimiento de sus derechos y el bienestar general.

Quienes conformamos la Unidad Democrática del Sector Educación estamos convencidos que ser educador y no luchar es en sí una contradicción pedagógica.

¡Cuando el magisterio se vincule y articule con el pueblo que lucha por el cambio, la fuerza popular será mayor y estaremos más cerca de la victoria!

Por la dirección nacional de Unidad Democrática del Sector Educación:

Consenso Educativo, Memoria Educativa Venezolana, Parlamento Educativo, Educa Venezuela, Movimiento Progresista Educativo, Movimiento de Educadores Simón Rodríguez, Frente para la Defensa de la Constitución y la Democracia-Equipo de Educación, Sectores de Educación Privada, Dirigentes Sindicales Nacionales y Regionales del Gremio Magisterial, Dirigentes gremiales de la APROUPEL, Dirigentes Estudiantiles de la UPEL, Sector de Educadores Jubilados, Secretarios de Nacionales de Educación de: Primero Justicia, Copei, Un Nuevo Tiempo, Acción Democrática, Voluntad Popular, Alianza Bravo Pueblo, Bandera Roja, Movimiento Progresista de Venezuela, Avanzada Progresista.-

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here