Este 1° de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, nos convoca a todos quienes vivimos de un salario, un sueldo o una pensión, a los trabajadores no dependientes, a los que laboran en el campo y la ciudad, a los intelectuales, a seguir impulsando la REBELIÓN DEMOCRÁTICA, a unirnos con los millones de venezolanos que han salido a la calle a luchar contra la dictadura madurista y exigen no sólo la restitución de la democracia, del derecho al voto y el respeto a la Constitución, sino un cambio de verdad-verdad que enfrente la grave crisis de miseria, hambre y desempleo que hoy padecemos en el país, y que la resuelva en favor del pueblo trabajador y de la soberanía nacional.

Pese a disponer de extraordinarios ingresos durante muchos años, han erigido la más grande y desastrosa catástrofe económica y social en el país. En los últimos cuatro años han destruido casi una tercera parte de la actividad económica (–30 % del PIB). Han llevado los salarios y los sueldos a la escala más baja de toda Latinoamérica, con la perversión añadida de que dos tercios de los ingresos están bonificados, quitándoles sus incidencias salariales. Han hipotecado nuestro futuro con el desmesurado crecimiento de una deuda externa que nos convierte en área de disputa entre las potencias imperialistas, desarrollando a la par una política económica que beneficia a la oligarquía financiera, a los importadores y a los banqueros, y que premia a la burocracia corrupta y degenerada del Estado. La destrucción de la industria y de la agricultura, con el consiguiente cierre de millares de puestos de trabajo productivo, ha acrecentado las filas de la indigencia, el vicio, la delincuencia y demás lacras sociales, además de provocar el éxodo de más de dos millones y medio de venezolanos con capacidad productiva y en plena vida útil. La hiperinflación y la especulación han pulverizado el poder adquisitivo del trabajador; aumentando el drama de hambre, insalubridad, escasez, desabastecimiento y alto costo de la vida.

Por otra parte, frente al irrespeto y desconocimiento de la contratación colectiva, de la libertad sindical y de los derechos laborales, tenemos que entender que las mejoras reales en lo social y en lo económico para el pueblo trabajador sólo podrán lograrse si producimos un cambio de gobierno que vaya en la dirección de la Reconstrucción Nacional. La violación abierta a los derechos humanos y las libertades públicas, la criminalización de la protesta, el asesinato de manifestantes y el enjuiciamiento de miles de luchadores sociales y dirigentes políticos —junto con la consolidación en todos los órdenes de un régimen dictatorial, represivo, autoritario y militarista—, todo ello exige a los trabajadores conjugar la lucha por la restitución de la democracia y la reactivación de la economía, junto con la exigencia de aumento general de sueldos y salarios y freno a la inflación, para cumplir el mandato constitucional sobre salario mínimo (artículo 91) de que no puede ser inferior a la canasta básica.

Es hora de construir el futuro. Vamos este 1º de Mayo a seguir demostrando a este gobierno dictatorial y estafador que los venezolanos somos un pueblo valiente que exige un cambio general del rumbo de la nación. Que ya no nos vamos a calar a los responsables del desastre que hoy vivimos, a quienes con un falso discurso de “socialismo” han engordado sus cuentas personales en dólares, a quienes dicen gobernar a favor del pueblo y destruyen el empleo, a quienes hablan de soberanía y nos hacen cada día más vulnerables y dependientes de la importación de alimentos y bienes esenciales, a quienes negocian nuestra independencia con potencias extranjeras sólo para mantenerse en el poder.

En fin, es la hora de rebelarnos contra este orden de cosas, para construir una gran fuerza social y política que eche a un lado a estos estafadores de la dictadura y comience a edificar una nueva esperanza de desarrollo, prosperidad y justicia social junto a una democracia de nuevo tipo que revalorice la amplia participación de los ciudadanos y estimule el crecimiento de un gran movimiento asambleístico.

¡Abajo la dictadura!

¡Aumento general de sueldos y salarios!

¡Desechar las ilusiones y prepararnos para la lucha!

BANDERA ROJA (resistencia)

1° de Mayo de 2017

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here