Quienes suscribimos el siguiente pronunciamiento, movimientos de educadores, organizaciones sindicales y asociaciones de educadores jubilados y pensionados, estamos convencidos que en el magisterio activo, pensionado, jubilado y el resto de los trabajadores de la educación, hay suficiente claridad, convicción democrática y sobre todo, reservas morales, para rechazar la nueva maniobra política del Presidente Maduro, a la que eufemísticamente llama “Asamblea Nacional Constituyente”, y que intentan legitimar en la educación, a través de una   “Constituyente Educativa” que nos recuerda los intentos fallidos de varios Ministros de Educación por imponer la tristemente célebre “Reforma del Diseño Curricular”.

¿Por qué Políticamente y moralmente es inviable e inaceptable?.

Porque Maduro busca distraer, ganar tiempo, atornillarse y estabilizar la dictadura corrupta en la que devino el ejercicio de su poder para usufructo propio, de las camarillas que lo acompañan, y para favorecer intereses de la oligarquía financiera internacional “pro-chavista”, en detrimento de los sectores desposeídos y empobrecidos para seguir sometiendo a los trabajadores al hambre, a la miseria y a la humillación, mientras ellos se reparten la riqueza socialmente producida por todos como un botín de guerra.

Porque ha destruido a la clase media, la economía nacional y su aparato productivo. Porque lo que quiere es mantenerse en el poder a costa de lo que sea, violando el derecho a la vida, los derechos humanos básicos como el de alimentación, salud,  libertades públicas y democráticas.

Porque Maduro y su régimen desconocen el clamor y exigencia del pueblo, que mayoritariamente viene exigiendo en la calle desde hace casi dos meses, la salida de su gobierno y la convocatoria inmediata de un proceso electoral para elegir a un nuevo presidente de la república y un nuevo gobierno que responda al interés nacional y de la mayoría de la población.

Porque ética y moralmente es inaceptable el ejercicio de la primera magistratura, cuando bajo su responsabilidad, los órganos de seguridad del estado, en connivencia con grupos paramilitares, han asesinado jóvenes, adultos y hasta niños, por haber ejercido su legal y legítimo derecho a la protesta.

Los argumentos y fundamentos para justificar esta convocatoria, están llenos de mensajes agresivos y estigmatizantes del adversario político,  estimulando el odio, el divisionismo y la confrontación entre los venezolanos, que lejos de buscar la paz, pareciera  abonar el terreno para aplastar y someter a la disidencia.

Es una convocatoria sectaria, antidemocrática y excluyente, pues pretenden trasladar a esta  “Asamblea Nacional Constituyente” y a su similar “constituyente educativa”, lo que fue el recientemente celebrado Congreso del PSUV al tomar en cuenta solamente las estructuras partidistas e institucionales controladas por el chavismo, tales como las UBCH, Consejos Comunales, Base de Misiones, CLAP, Aldeas Universitarias, algunas Escuelas y Liceos, entre otras, con el objetivo de ejercer el control político-organizativo y manipular el producto de esas consultas, que se parecen más a un test, cuestionarios-formatos direccionados, sesgados e inducidos, que nada tiene que ver con un libre debate democrático, amplio y participativo.

¿Jurídicamente, por qué se debe rechazar?

Porque es ilegal, es inconstitucional. No es ni popular ni originaria como pretenden hacer ver, pues violan el invocado artículo 347 de la Constitución que le da solamente al pueblo el poder de convocar y no como pretende hacerlo Maduro de abrogarse, cual emperador, el derecho “cuasi-divino” de  convocar y decidirlo todo, cuando está claro que la Constitución solo le da la potestad de tomar la iniciativa (como también la tienen la Asamblea Nacional, los Concejos Municipales y un 15% del padrón electoral). Sólo el pueblo puede avalar cualquiera iniciativa que surja de los poderes constituidos, y lo hace a través de un referéndum aprobatorio y este requisito lo quiere violar el dictador.

Es una iniciativa viciada. Sus bases comiciales ni siquiera han sido aprobadas por el CNE todavía. Las mismas, violan el principio universal de la participación, que tiene un carácter corporativista, sectorial y territorial, por tanto es falso que exista el voto directo, secreto y universal, pues sólo ejercerían este derecho los partidarios del chavismo a través de todo el entarimado político organizativo antes mencionado, disfrazado de frentes sociales.

Este supuesto proceso de consultas no tiene la fuerza ni el apoyo del pueblo, ni la convicción de sus mismos partidarios para llevarla adelante, además, al no ser producto de asambleas autónomas y democráticas, dejan de ser vinculantes y determinantes para valorar la aceptación o rechazo de este adefesio dictatorial.

¿Qué hacer, qué proponemos?: Frente a esta estafa constituyente, el magisterio activo, jubilado, pensionado y los trabajadores de la educación, debemos asumir y reivindicar el verdadero protagonismo participativo y democrático, a través de la realización de Asambleas Autónomas, sin coacción de ninguna naturaleza, en todos sus espacios naturales como son los Centros de Trabajo, organizaciones sindicales y asociaciones. Allí debe librarse el debate para fijar posición frente a la ANC y la “constituyente educativa” convocada por la dictadura; la situación y problemática educativa; el proyecto educativo nacional y la propuesta pedagógica; la situación nacional y las ideas para salir de esta crisis, entre otros temas.

De ser necesario y las circunstancias así lo imponen, estas Asambleas deben ser realizadas así sean bajo medidas de protección y de seguridad a fin de garantizarlas, pues ninguna dictadura podrá evitar el derecho a organizarse y deliberar de los ciudadanos, los asuntos de su interés. Las organizaciones sindicales, tienen la obligación, el deber y la responsabilidad gremial de prestar sus sedes y promover estas Asambleas con todo el apoyo necesario y que de las mismas salgan los pronunciamientos del sector magisterial y de trabajadores de la educación, por ámbitos geográficos: locales, parroquiales, municipales y estadales.

Proponemos la constitución de instancias organizativas como Comités en Defensa de la Educación DemocráticaCODED– en cada centro de trabajo, sindicatos, asociaciones, comunidades donde hagamos vida y acción social, en función de estimular las Asambleas de Ciudadanos y estos Comités, con el objetivo de coadyuvar en la organización  y el estímulo de la lucha por salir de esta dictadura.

Frente a la supuesta “constituyente educativa” de la dictadura, los educadores y trabajadores de la educación tienen suficientes  elementos para rechazarla. Son momentos de asumir el compromiso histórico de enfrentar esta dictadura con la convicción de que estamos del lado correcto de la historia. En todo caso, ninguna autoridad educativa puede coaccionar u obligarlos a que estampen su firma en las conclusiones de esos test-formularios y el educador que lo desee, puede acogerse al derecho humano y constitucional de no participar de esa farsa constituyente.

¡La maniobra constituyente, no pasará!…la Rebelión Democrática sigue!

¡A organizar asambleas de ciudadanos para debatir el rumbo del país!

¡En cada espacio educativo, un Comité en Defensa de la Educación Democrática!

 

Movimiento de Educadores “Simón Rodríguez”

Colegio de Profesores, seccional Yaracuy

Organización 2.0 “Docentes Contrato Colectivo”

Asociación Civil de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos del Estado Aragua –ACEJPUEA-

Fundación de Jubilados y Pensionados del Estado Falcón

Asociación de Educadores Jubilados y Pensionados Unidos de la Región Capital –ASOCEJUPRC-

MAYO, 2017

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here