“Para hacer que el tirano caiga
y el mundo esclavo liberar (…)
Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alcen los pueblos con valor (…)”

Este Primero de Mayo de 2018, Día Internacional del Trabajador, tiene una connotación especial para los venezolanos, para el pueblo todo, para el ciudadano de a pie. Decimos esto no sólo por la gran tragedia social que estamos padeciendo y de la cual cada día vemos aparecer nuevos y mayores pesares en todos los aspectos de la vida cotidiana de quienes compartimos este trozo de suelo. Ese drama es excepcional, inaguantable e insoportable, pero no es a ello a lo que nos referíamos. Lo especial de esta fecha es que con esta Jornada Nacional de Protesta —al igual que Fuenteovejuna— echaremos a andar “todos a una” la cuenta regresiva para salir de este régimen que solo ha significado destrucción, estafa, miseria, engaño, muerte y represión.

Salarios miserables donde el ingreso mensual no alcanza ni para un día de supervivencia; contratos colectivos desfasados de la realidad que vive la familia trabajadora; irrespeto a la libertad sindical y violación abierta a la legislación laboral vigente, incluyendo los convenios internacionales que la República ha ratificado; promoción a la especulación, la usura y la hiperinflación más que al esfuerzo, el mérito al trabajo y la dedicación profesional; desaparición de la seguridad social y deterioro creciente de todos los servicios públicos que el Estado debe brindar para una vida digna y civilizada y para hacer funcionar la ya muy menguada planta industrial instalada; todo esto amerita que el pueblo trabajador se ponga de pie y se pronuncie con un gran levantamiento social que ponga freno a todas estas tropelías y a esta constante agresión contra los ciudadanos.

Para hacer caer al tirano, al dictador, y con él al régimen autoritario y despótico, es necesario desechar las ilusiones de que vendrá un mesías o una intervención extranjera a salvarnos de esta catástrofe. Es imperioso creer en nosotros mismos, en la capacidad de transformación y cambio que resumimos todos los luchadores sociales y políticos. Es vital que todos seamos partícipes de ese protagonismo social que permita en un cortísimo plazo estructurar un poder de base que unifique sindicatos, gremios, consejos comunales, asambleas de ciudadanos, asociaciones estudiantiles, universidades y academias, en un solo torrente para enfrentar la dictadura. Debemos transformar esa rabia y esa molestia ante tanta penuria en fuerza organizada, en conciencia, en valentía y abnegación para abrir paso al cambio urgente que Venezuela está exigiendo.

Y, como dice la canción de los trabajadores, “del pasado hay que hacer añicos”… y sobre esas ruinas construiremos una sociedad de bienestar, progreso, desarrollo y justicia, soportada en una gran Unidad Nacional que deseche todo sectarismo y discriminación y en la cual quepamos todas las gentes de buena voluntad y todo el que quiera dar su aporte a la gesta para liberar a nuestro pueblo de las mafias gubernamentales que han corrompido, degradado y pisoteado los valores, la cultura, las instituciones y hasta las maneras sencillas de tratarnos los ciudadanos. Se trata de reconstruir nuestra patria sobre la base de combinar lo mejor de nuestras capacidades productivas con la apertura de nuevos y más amplios espacios para la democracia y para el ejercicio de los derechos sociales y políticos. Se trata de llenarnos de aliento histórico para edificar un país con una economía productiva, autónoma e independiente, donde la libertad vaya de la mano con la justicia social, con la atención urgente e inmediata de los grandes males que nos dejarán estas dos décadas de involución en todos los ámbitos.

La clase obrera y los trabajadores de todo el país debemos ser los primeros en la lucha por la democracia y la libertad, y también estar en primera fila en la defensa de los derechos sociales, económicos y culturales del pueblo venezolano. Es hora de cambiar y Venezuela no se rinde. Vayamos al combate con la serenidad y el aplomo que nos caracteriza, pero también con la audacia y la valentía que nos exige el momento histórico que vivimos.

¡Desechar las ilusiones y prepararse para la lucha!

¡Pueblo: Rebélate o te matarán de hambre!

#1MayoProtestaYLucha

 

Dirección Nacional
Bandera Roja (resistencia)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here