En octubre, cada año, desde la Unión de Jóvenes Revolucionarios rendimos homenaje a los 23 jóvenes combatientes del Frente Américo Silva, masacrados en Los Chingurriales del Morocho Evans, cerca de Cantaura, estado Anzoátegui, aquel 4 de octubre de 1982. Sería el gobierno de Luis Herrera Campins quien desplegara su fuerza militar, aérea y a efectivos de la Disip con la saña represiva del puntofijismo, para exterminar al grupo de insurgentes. Seguirá en la historia como una operación cruenta y desproporcionada efectuada durante bipartidismo, en la que se remataron con tiro de gracia en la nuca a 11 camaradas, heridos en una batalla de fuerzas dispares.

Desde entonces, la Masacre de Cantaura representa un hito histórico para Bandera Roja y su juventud, la Unión de Jóvenes Revolucionarios. Un minuto de aplausos a los caídos en desigual combate y la el grito “los fusiles de Cantaura, ya tienen sustitutos” fueron los gestos en su honor cuando fue fundada la UJR en la Universidad Central de Venezuela.

Quedó inmortalizado el carácter libertario y el talante revolucionario de los 23 compañeros caídos. Jóvenes estudiosos del marxismo leninismo que dispusieron su mejor esfuerzo, todo de sí para mantener encendida la llama de la transformación revolucionaria de nuestra patria. Una alternativa popular a las políticas que favorecen los intereses de la oligarquía y los monopolios, en detrimento de las clases trabajadoras. Que rompiera con la dependencia del imperialismo y se tradujera en un desarrollo de todas las capacidades productivas del país, conducentes a elevar las condiciones de vida del pueblo venezolano.

Por eso, su ejemplo es guía del proceso de formación comunista. Que no se reduce solamente a la valentía y el arrojo hasta poner en juego la vida, sino también lo que resumía ese contingente revolucionario: disciplina consciente, estudio, emulación comunista. Quienes caen en Cantaura representaban buena parte de lo más valioso de la juventud revolucionaria venezolana. Era gente de combate político e ideológico que asumió esa trinchera consciente de cumplir con aquél principio de estar allí, donde la lucha de clases te asigna. Difícil hablar de uno u otro camarada caído, ya algo de eso se ha hecho. Por eso debemos atender el asunto de manera colectiva.

Ese ejemplo de lucha revolucionaria, que nos dejan como legado los Héroes de Cantaura, nos nutre en esta hora donde es fundamental desenmascarar el engaño, quitarle el disfraz a la farsa de las mafias en el poder y desplazar del poder a esta dictadura asesina, para que nuevas ventiscas de protagonismo popular sirvan de aliciente a la construcción de una democracia de nuevo tipo, que deje en el pasado la gran mentira que significa el “socialismo del siglo XXI” y el oscuro pasado que le permitió mostrarse como alternativa. Así abrirnos caminos de pasos agigantados hacia una Venezuela de grandeza.

Es el momento preciso para hablar de nuestro genuino compromiso con los intereses de los pobres, el clamor de los trabajadores. No son tiempos de esconder ni nuestras aspiraciones como comunistas ni la herencia que nos forjó. Nunca transitaremos ese estilo huidizo, bajo el argumento de que de esa manera podemos llegar a la gente más fácilmente. Es justo hablar con franqueza sobre nuestra intención de acabar con un régimen despótico destructor de sueños, de esperanzas, para construir la sociedad socialista que nos conduzca hacia la eliminación de la brutal explotación del hombre por el hombre. Hacia una sociedad de productores libre asociados.

Ser fieles a nuestra herencia recordando siempre a quienes nos la legaron. Un frente guerrillero integrado por cuadros y militantes de Bandera Roja, principalmente, que se jugaron el pellejo por un nuevo mundo, que cayeron en desigual combate. Lo que hoy representa un emblema, solamente cuando un nuevo amanecer despierte al pueblo venezolano, serán reivindicados en toda su justeza. Ese debe ser nuestro compromiso.

A 38 años de la caída de los héroes de Cantaura, en la UJR seguimos luchando, en rebelión para salir del dictador y reconstruir a Venezuela.

¡Vivan siempre los Héroes de Cantaura!

¡Abajo La Dictadura!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here