La situación que viven los caraqueños es bien conocida. Además de sufrir los embates del paquetazo económico que ha impuesto la dictadura desde agosto de 2018, sufrimos de la incapacidad gerencial que han mostrado tanto el Gobierno del Distrito Capital como la Alcaldía de Caracas. Los servicios públicos están por el piso y estos niveles de gobierno solo se preocupan por mantenerse en el poder y para ello gastan millones de bolívares en fiestas y propaganda.

Ante este panorama las protestas no se hacen esperar. Permanentemente vemos que en todas las parroquias de Caracas hay protestas por derechos conculcados. Sin embargo, estas movilizaciones y exigencias se dan de forma aislada, perdiendo fuerza y contundencia.

Caracas es el centro político del poder y como tal esta ciudad tiene un peso importante en la lucha por la democracia y el bienestar. En este sentido, Bandera Roja Caracas estima que la oposición debe aglutinar a todas las fuerzas políticas democráticas, sumar a disimiles y diferentes sectores sociales y políticos en torno a una serie de exigencias que van desde lo económico, lo político y lo social. Un Plan de Acción en el que todos los sectores políticos y sociales se vean reflejados y tengan participación. Donde el liderazgo natural sea reivindicado. Donde el protagonismo popular se exprese en las asambleas ciudadanas o populares establecidas en la constitución que permanentemente es violada por el PSUV y sus aliados.

 

En este plan debe estar reflejado el papel que debe tener la oposición caraqueña en el cese de la usurpación, pues como hemos dicho, en el Municipio Libertador se concentra el poder político. En este sentido, el plan debe contemplar la instrumentación y combinación de todas las formas de luchas. Debemos estar preparados para de forma unitaria consciente y combativa, asumir lo que la dinámica política nos plantee.

El FAVL tiene un papel estelar en esta propuesta que estamos planteando. Eso pasa por mejorar su funcionamiento y la comunicación con todos los sectores políticos y sociales. Aunque suene cacofónico, esta instancia puede y debe “ampliar su amplitud”, donde no solo sean los partidos políticos los que participen, sino que también se expresen distintas organizaciones sociales, gremiales y vecinales.

Consideramos que debemos caraqueñizar la política opositora. Esto significa que, entendiendo la incidencia de lo nacional en el Municipio Libertador, debemos atender la propia dinámica de Caracas, sus propias carencias, sus propias incapacidades y su propia corrupción expresadas en el Gobierno del Distrito Capital y la Alcaldía de Caracas. Hay que hacer oposición en el Municipio Libertador

Estos planteamientos que hacemos conocer al pueblo de Caracas a través de los medios de comunicación y redes sociales, serán presentados formalmente a todas las direcciones de los partidos políticos del municipio, a las organizaciones sociales y gremiales que tienen su acción en Caracas. Queremos contribuir con el fortalecimiento de la unidad en Caracas y BR se convertirá en una bisagra unitaria para la lucha social y política.

Comité Político Regional Tito González Heredia

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here