Por más poderosa que sea, una nación no puede impedir las relaciones fraternales entre los trabajadores de todos los países del mundo

Bandera Roja saluda el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba

El Comité Político Nacional de Bandera Roja saluda como algo positivo el que se hayan restablecido las relaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y ‎ Cuba. Consideramos que esta histórica decisión crea un nuevo escenario en las relaciones de respeto entre las distintas naciones del mundo, que bien puede permitir la reivindicación de la soberanía nacional de cada país.

El acuerdo entre La Habana y Washington va acompañado de una declaración del Ejecutivo estadounidense en la dirección de terminar el bloqueo económico contra el pueblo cubano, decisión que compete al Congreso del país norteño. Desde nuestra fundación en 1970 hemos denunciado dicho bloqueo como parte de una política imperialista que buscaba degradar las condiciones de vida del pueblo cubano y quebrar su determinación de abrirse caminos propios e independientes. El combate a este bloqueo y la solidaridad con el pueblo cubano han concitado el apoyo de todos los pueblos del mundo que hoy ven con fundadas esperanzas el fin de una medida que ha afectado sensiblemente la vida de los cubanos. La historia ha demostrado que esta medida punitiva de parte de la primera potencia mundial no ha servido para generar cambios en la isla de Cuba y más bien ha sido convertida en excusa para sostener indefendibles retrocesos en el régimen político de libertades a lo interno de esa nación hermana. Solo a los cubanos les corresponde realizar los cambios políticos, económicos y sociales en la isla, sin injerencia de ninguna nación y en el marco del principio de autodeterminación de los pueblos.

Bandera Roja aboga porque dicho bloqueo llegue a su fin, en momentos en que se propician políticas similares en las pugnas entre las potencias imperialistas, lo que augura su reivindicación como arma política cuyo efecto colateral lo sufren los pueblos de los países bloqueados. Por más poderosa que sea, una nación no puede impedir las relaciones fraternales entre los trabajadores de todos los países del mundo aunados en la lucha contra la explotación y el dominio imperialista, en la solidaridad entre los pueblos y la paz mundial.

Como cuestión de principios, siempre nos hemos opuesto al reparto del mundo en áreas de influencia o control geopolítico, a la sujeción del avance y desarrollo de los pueblos a los intereses de las grandes potencias mundiales y a la resolución bélica de los conflictos entre las naciones.

Desde Bandera Roja abogamos porque este restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba signifique un nuevo escenario en que los pueblos cubano y estadounidense afiancen sus relaciones de solidaridad, apoyo e intercambio beneficiosas para ambos en sus luchas contra la explotación y en defensa de las libertades democráticas.

Comité Político Nacional
Partido Bandera Roja

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here