Asesinado por las mismas balas que tanto criticaron, las que también usó la cuarta república para matar a estudiantes, hoy nos arrebatan a Jairo Ortiz. Las mismas balas que asesinaron a Belinda Álvarez un abril de 1991, hoy el chavismo las sigue usando para asesinar a estudiantes que pelean por labrarse un futuro aquí en su país, y que luchan por no ser empujados a irse fuera de nuestras fronteras por las circunstancias de miseria impuestas.

El régimen de mafias delincuenciales se ha encargado de demostrar y afianzar con sus últimas actuaciones, por si alguien aún lo dudaba nacional e internacionalmente, su verdadera cara fascista y dictatorial.

No les bastó quitarle las competencias a la Asamblea Nacional, continuar apresando a más jóvenes venezolanos por ejercer el derecho a la protesta, violar la autonomía universitaria y reprimir brutalmente a los estudiantes en su propia casa de estudios en Carbobo, Mérida y Trujillo los últimos días. La dictadura hoy está dispuesta a seguir usufructuando las riquezas venezolanas a costa de lo que sea, y lo confirma asesinando a un joven estudiante de 19 años de un disparo en el pecho. Suma así otro joven a su lista de asesinados en 2014. El régimen confirma incansablemente su política de violación a los derechos humanos.

Los jóvenes no podemos permitir ni tolerar esto más. Siempre hemos repudiado y combatido fuertemente la represión, más cuando es realizada de forma desmedida y sin distingo alguno. Pero tampoco podemos permitir que la desmemoria y indiferencia nos alcance.

Ahora más que nunca como jóvenes debemos sumar todos nuestros esfuerzos en salir del régimen. Por cada uno de los caídos y por los que batallamos por que no caigan. Debemos mostrar toda la rebeldía, irreverencia e insumisión como lo hemos venido haciendo y como históricamente lo hemos demostrado.

Pero es necesario que nos organicemos, que no abandonemos las calles, que seamos los más combativos en la lucha. Si eres estudiante universitario o de educación media, organízate con tu centro de estudiantes y si no lo hay, lo crean. Establezcan las formas de organización más participativas y unitarias. Realicen visitas de curso para sumar cada vez más estudiantes, hagan pancartazos, concentraciones, marchas, protestas. Propicien espacios de debate, como las asambleas estudiantiles, debatan la dura situación que viven los jóvenes e impulsen acciones combativas acordadas por todos.

Si eres uno de los tantos jóvenes trabajadores de Venezuela, ayuda también a impulsar asambleas combativas desde tu comunidad, desde tu cuadra o edificio. Organiza asambleas que deriven en acciones de firmes protesta popular.

Realicemos grafitis, murales, jornadas de propaganda y sobre todo, pongamos toda nuestra fuerza y presencia en las calles. Acompañemos a toda la sociedad y seamos una fuerza decisiva para salir del régimen.

Es la hora de los jóvenes, es la hora de luchar. Las juventudes de otros países han hecho historia y en Venezuela esto no se puede dudar. Los jóvenes hemos sido vanguardia en derrocar dictaduras. La generación del 28 y del 58 hicieron lo propio. Hagamos nosotros también historia, organicémonos y salgamos firmemente a derrocar la dictadura y el régimen de mafias para lograr el cambio político y con el talento de todos reconstruir el país. Por Jairo, pero también por Bassil, por Redmad, por Geraldin y por todos los caídos en 2014, ahora más que nunca, ¡A la calle!

 

Rebélate por tú futuro, rebélate por Venezuela

#RebelionDemocratica
#AbajoLaDictadura

@SairamRivas, Secretaria General
Abzara Gómez @arazba87, Secretaria Adjunta

Unión de Jóvenes Revolucionarios
@UJR_BanderaRoja

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here