San Antonio de los Altos, 23 de enero de 2015

Solo unas palabras

Esto no es un comunicado, ni es una retahíla de palabras infundadas. Estas sencillas reflexiones no van adheridas a segundas intenciones amalgamadas de intereses políticos. Mi cédula —como suelo decir en entrevistas— no está registrada en ningún partido político, ni de derecha, izquierda o ambidiestro; porque mi lucha, desde mi trinchera en la prensa nacional, creo, perdería autenticidad. Esto no me ha entorpecido para tener amistades en diversas toldas, porque la existencia de ellas es parte del ejercicio sano de la verdadera democracia, y la verdadera amistad y la unión, son la clave para el progreso de una nación.

Conocí a Sairam cuando mi esposa (en ese momento mi novia) la invitó a mi exposición en la plaza Altamira, ¿Y por qué votamos? Una itinerante que reunía 30 razones en caricaturas publicadas por este humilde servidor en los diarios, La Voz y La Región, por allá por 2012, para incentivar nuestro derecho a elegir y ser críticos. No sabía quién era, ni su lucha, ni la importancia de su papel dentro de la UCV. Hoy, luego de casi tres años, miro a aquella joven que se fotografió junto a mis caricaturas, que se acercó cargada de los mismos sueños que todos los asistentes teníamos y que hoy son los mismos pero con más sed de concretarlos, y siento admiración por ella.

Hoy veo a Sairam conociendo su lucha, con aciertos y desaciertos que en algún momento los conversaremos en persona, y me siento orgulloso de saber de personas sencillas, comprometidas con su universidad y su país, con sentido de pertenencia y tan jóvenes, mostrándose dispuesta a arriesgar su propia integridad física por hacer realidad aquellos sueños que compartimos en aquella exposición a cielo abierto.

Mi apoyo es total a Sairam Rivas, a la líder estudiantil que espero, en breve, ver hecha una profesional, al ser humano que ha demostrado que tiene mucho para dar. Con esto no critico, ni soy enemigo de los otros candidatos opositores, ni mucho menos oficialistas para la FCU. Lo que si lamento es la falta de unidad, el no aprender de los errores cometidos por las toldas políticas en el país en el pasado. Unidad hoy es la calve, mañana podemos discutir otra cosa. Cuando la pluralidad regrese al país, el derecho a elegir entre muchas candidaturas tendrá sentido, de momento es mostrar inmadurez. Creo si alguien se ganó la confianza y el derecho para continuar representando al estudiantado en nuestra amada UCV, esa persona es Sairam.

Estimada Sairam, espero no me dejes mal (risas), porque no suelo meter las manos por nadie, pero hoy la UCV —la casa de estudiantes de la que me habría gustado salir— merece tu compromiso. Soy de corazón UCEVISTA, mi segunda exposición, Crónicas de una conspiración 2 y pico en 2011, la hice iluminado por la luz y los colores que se cuela por el magistral vitral de Fernand Léger en el hall de la Biblioteca Central. Espero que esa misma luz ilumine tu candidatura y tu trabajo, como lo hiciera con mis caricaturas, y que la inspiración de aquellos que han puesto su vida por la universidad sirva de motivación para jamás torcer el camino de la pluralidad, del respeto y de la democracia.

Fuerza querida amiga, y aunque no voto, simbólicamente lo hago con la ilustración que adjunto a este correo. Y como diría el Libertador: “Mi voto es sincero porque no tengo envidia de nadie.”

Fernando Pinilla
Humorista gráfico y escritor

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here